Fandom

Psi/Cambiantes

Besos de Año Nuevo

214páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios2 Compartir

Esta breve historia presenta a los adultos más jóvenes (los soldados novatos, estudiantes universitarios, aprendices, etc.), tanto de la manada de leopardos DarkRiver y la manada de lobos SnowDancer. Puede leerse sola, así que siéntete libre de hacerlo, incluso si no has leído la serie Psi-Cambiantes.

Para aquellos que les gusta leer la serie en orden, esta historia corta encaja antes del inicio de Shield of Winter. ¡Disfruten!

Personajes Editar

Historia Editar

Riordan tomó la mano de Noelle en la suya. Delgados dedos se curvaron alrededor de los suyos, ella se giró a sonreírle. El columpio en el que ambos estaban sentados se movió un poco cuando ella cambió de posición para mirarlo. Dios, era hermosa. Sus ojos eran del mismo azul claro vívido que de su hermana gemela, al igual que su hermana mayor, su cabello era una cascada negra elegante, su piel un oro cobrizo que estaba cálida sin importar que estuvieran sentados en el frío invierno. Sin embargo, él podría haberse resistido a todo eso. Pero entonces ella le había sonreído y boom, había sido un golpe directo al corazón. No le había preocupado que estuvieran en un bar lleno de leopardos y lobos furiosos; solo había querido hablar con la chica con la sonrisa que le hacía sentir que estaba disfrutando en el sol.

–Cuidado –susurró ella, sus hoyuelos apareciendo con su sonrisa–. Cuando me miras de esa manera, me haces creer que soy la chica más bella del mundo.

Levantando las manos entrelazadas a su boca, le besó los nudillos.  –Lo eres.

Ella se inclinó y le besó en la mejilla. –Lissa podría no estar de acuerdo contigo en eso.

–Una risa que hizo que el lobo dentro de Riordan se estirase, como si estuviera siendo acariciado. Noelle hizo eso, acarició su lobo con placer manifiesto. Y el leopardo dentro de ella permitió su toque, todo dorado y negro y magnífico bajo su palma.

–Es posible que sean gemelas idénticas, pero no son iguales. –Esas palabras tenían absoluto sentido para él: nunca había, ni una sola vez, confundido a Noelle y a Lissa; no podía entender cómo alguien podría hacerlo. Ambas brillaban con vida, pero cada una era completamente única–. De cualquier modo, ¿dónde está tu sombra? 

–Ella debe llegar pronto. –Ojos persistentes en su rostro mientras su sonrisa se desvanecía en otra emoción cruda, levantó la mano para acariciar su mandíbula–. Gracias por no intentar excluirla. 

–Eso te haría daño. –Riordan era un cambiante depredador dominante, posesivo como el infierno, pero había aceptado que Noelle y Lissa venían juntas, sus corazones estaban entrelazados desde la infancia–. Me alegro que ya no esté tratando de apartarse. –Al principio, cuando Riordan y Noelle comenzaron a salir, Lissa había sido muy cuidadosa en no inmiscuirse, hasta el punto de rechazar invitaciones para unirse a ellos. 

El instinto había conducido a Riordan a establecer contacto personal con Lissa, para decirle que en verdad deseaba que aceptara las invitaciones. “¿Cómo puedo conocer a Noelle sin conocerte a ti?”, le había dicho, su lobo profundamente consciente de que se estaba perdiendo una gran parte de lo que era Noelle. Lissa lo había visto con recelo por un largo tiempo antes de darle una sonrisa con hoyuelos. “Tú podrías ser bueno, lobo”.

Los tres habían ido a un parque temático esa noche y él nunca había visto a Noelle más feliz. Su alegría de que Lissa y Riordan se gustaran el uno al otro era más que suficiente recompensa por su esfuerzo en buscar a su gemela. Ahora, la chica que sostenía su corazón apoyó la cabeza en su hombro. 

–Hemos tenido algunas malas experiencias cuando empezamos a salir. Algunos chicos se ponían muy celosos, incluso cuando les explicábamos que una relación de hermanas es una cosa totalmente diferente a una relación de novios. –Ella besó su mandíbula, su gato cariñoso con el sol brillante del mar en sus ojos–. A modo de ejemplo, Lis no me provoca saltar sobre ella y desnudarla –otro beso–, y tus hermosos ojos marrones vidriosos se desvían cuando empiezo a hablar de barniz de uñas y pedicura.

Él sonrió. 

–Sabihonda.

Su teléfono sonó antes que pudiera responder. Comprobándolo, ella dejó escapar un suspiro. –Lis está cerca. Kit está conduciendo el auto en que ella está, y Nico está manejando el otro.

El teléfono de Riordan sonó en ese justo instante, con el mensaje de Sienna. 

–Los otros están llegando también. Ellos decidieron correr, todos los que invité vienen en camino. Guardando sus teléfonos tras confirmar los mensajes, se pusieron de pie y caminaron hacia las escaleras para esperar. Aún había nieve a esa altitud, el paisaje era de un blanco suave y exuberante, el verde oscuro de los abetos más allá del claro brillante con carámbanos y espolvoreado con blanco. Lissa, Noelle y Riordan, juntos, habían añadido algunas lámparas de papel con energía solar a la barandilla de porche y los faroles de colores susurraban en la brisa de pre-puesta del sol.

Noelle le apretó la mano. –Estoy muy nerviosa.

–Síp. –Su corazón latía con fuerza. Volviéndose hacia a Noelle, tomó su mejilla con una mano y bajó su cabeza hacia ella, porque era la indicada para él. Su puerto en cualquier tormenta, su compañera de juegos, su risa. 

El beso fue lento y caliente y cuando ella ronroneó por su garganta y amasó el pecho de él con las garras que habían salido de los dedos de su mano libre, se sintió como un conquistador. Sonriendo contra su boca, frotó la nariz contra la de ella. 

–Por lo menos no habrá ningún bar que puedan destrozar. 

Retrayendo sus garras, Noelle le dio un golpecito en el pecho. 

–Solo la casa de Mercy y Riley. –Ella se estremeció–. Deberíamos haber organizado esto en un claro despejado donde nadie pueda romper nada.

Pero un instante después ya no había tiempo para dudas. El grupo SnowDancer, riendo y sonrojado, corrió hacia el patio de un lado al mismo tiempo que el grupo DarkRiver caminó por el otro, después de haber aparcado sus vehículos a una corta distancia.

Era casi curioso cómo todos solo se detuvieron y se quedaron mirándose unos a los otros, con los ojos entrecerrados. Todo el mundo excepto Lissa, Kit, y Sienna, quienes sonrieron y se saludaron entre ellos. Los tres habían estado de acuerdo con el secreto desde la primera palabra. Kit abrazó a Lissa y después miró a Riordan y Noelle dándoles una leve inclinación de cabeza.

Había algo en Kit que Riordan nunca había sido capaz de descifrar, no era solo el potente dominio del leopardo. Era una sensación de absoluta confianza que parecía estar en aumento y eso afectaba a todos a su alrededor. Y aunque Riordan no era leopardo sino lobo, el trasfondo de Kit tenía un impacto sobre él, también.

–Bienvenidos a nuestra fiesta de Año Nuevo –dijo al grupo, consiguiendo de inmediato su atención–. Noelle y yo decidimos que era hora que nuestros amigos se hicieran amigos. –Los lobos y leopardos habían trabajado juntos más de una vez, pero la amistad era algo más rocoso. 

El ceño fruncido apareció en varias caras por sus palabras, un gruñido levantándose en el aire. Un segundo gruñido le siguió.

–Ya basta –dijo Noelle, su voz tan fuerte que todo el mundo la miró.

La dulce, cariñosa Noelle nunca sonaba así. Jamás. Sorprendido y encantado, Riordan se quedó a su lado mientras ella imponía su ley.

–SnowDancer y DarkRiver ahora son aliados –dijo ella–. Ya es suficiente de esta basura territorial de lobo-leopardo. Sobre todo porque en pocos meses vamos a tener que compartir algunos compañeros de manada. –Poniendo la mano libre en su cadera, entrecerró sus ojos–. Riley y Mercy nos prestaron su casa para esta fiesta porque sus cachorros van a crecer en las dos manadas y ellos no quieren que sus hijos se sientan rechazados por cualquiera de ellas.

–Aw, Noelle –dijo Cory tímidamente, el cabello castaño claro cayendo sobre su frente–. Nunca nos meteríamos con los cachorros.

–Tampoco nosotros –dijo Cadence deliberadamente desde la línea de los lobos. 

–Eso no es suficiente –respondió Noelle–. Los niños son inteligentes, ellos captan las tensiones. Es hora de enterrar el hacha de guerra de una vez por todas.

Algunas quejas, algunos brazos cruzados. Poniendo sus ojos en blanco, la cardinal con sus ojos llenos de estrella que ya no estaba aturdida, Sienna, se acercó a la línea y enlazó su brazo izquierdo con el derecho de Lissa. Kit cambió su agarre a la mano de Lissa y los tres se acercaron a Noelle y Riordan.

–Entonces –dijo Sienna–, ¿hay un bar en el que pueda montarme? 

Alguien río nasalmente en el lado de los lobos, fue sofocado rápidamente, pero ya era demasiado tarde. Uno de los leopardos susurró, “Última advertencia, bebé”, y de repente, todo el grupo se encontraba en un ataque de histeria.

Sienna le guiñó un ojo, actuando elegante sobre el incidente que la condujo a ser lanzada sobre el hombro de Hawke en un bar cambiante. Lissa sonrió y sus ojos brillaron, Kit negó con la cabeza antes de volverse hacia el grupo.

–Dado que ninguno de nosotros tiene ningún deseo de ser asignado al turno nocturno de por vida –le dijo a todo el mundo–, sugiero que cuidemos condenadamente bien la casa de Mercy y Riley. Por lo demás, vamos a empezar esta fiesta. 

La gente empezó a sacar la comida y bebidas de las mochilas, y muy pronto, las mesas que Riordan y Noelle habían instalado en la terraza con pastel y algo para picar y unas cuantas botellas de champán, comenzaron a rebosar de todo tipo de otras provisiones de fiesta. Mercy y Riley les habían dado permiso para usar el interior de la casa, también, pero a excepción de algunos momentos en los que algunos querían un poco de silencio y entraban para sentarse en los sofás y charlar, el grupo se quedó afuera.

Nico y Tai trabajaron juntos para conectar el sistema de altavoces y la música llenó el claro ahora de color naranja-oro por la puesta del sol. Minutos más tarde, la gente decidió espontáneamente bailar bajo la nieve en lugar de mantenerse en la terraza. A Riordan le gustó el ambiente pero estaba decepcionado al ver que los dos grupos se mantuvieron relativamente separados... hasta que Cory cruzó la línea divisoria invisible y le tendió la mano a Cadence.

–No intentes nada, gato –le dijo la soldado lobo dominante, con sus ojos grises evaluadores, antes de aceptar la oferta.

Con una sonrisa felina, Cory la atrajo hacia su cuerpo más alto. 

–Los gatos siempre intentan algo, loba.

Riordan vio a Cadence tratando de no sonreír y se atrevió a creer que esto podría funcionar. 

–Baila conmigo –le dijo a su propia gata.

Corriendo a la pista de nieve, con la mano en la suya, Noelle llegó a sus brazos. Acurrucándose cerca, se balanceó al ritmo de la música con él, al tiempo que alrededor de ellos, más y más de sus amigos cruzaban las líneas de manada. La comida fue comida, el champán fue rociado, bailes lentos se volvieron al rock y viceversa, y cuando llegó la medianoche, Riordan no fue el único lobo que besó a un gato y viceversa.


Mercy se preparó para volver a casa a la mañana siguiente. 

–¿Crees que la casa se encuentre todavía en una pieza? –Le preguntó a su compañero–. Nadie ha oído nada de ninguno del grupo que fue a la fiesta.

Riley tenía una expresión dudosa en su cara. –O tuvieron una gran pelea, o tuvieron una noche infernalmente buena.

Ninguna de las opciones, pensó Mercy, auguraba cosas buenas para su hogar. –Todo valdría la pena –dijo ella, acariciando su vientre–. Quiero que nuestros cachorros se sientan tan bienvenidos en SnowDancer como en DarkRiver.

Riley se acercó para frotar sus nudillos sobre la barbilla en un silencioso común acuerdo justo antes manejar su vehículo de doble tracción hasta detenerse junto a otros dos vehículos cubiertos por la nieve. 

–Todavía están aquí –dijo, su tono lleno de sorpresa.

–Dios. –Mercy salió–. Espero que no se mataran entre sí. –Eran las diez de la mañana en el primer día del nuevo año. Los dos habían pasado la noche con la familia en la tierra DarkRiver, los hermanos de Riley y compañeros con sus propias familias, habían venido a unirse a ellos. Los dos se estaban volviendo realmente buenos en alternar manadas para los eventos y era maravilloso ver los lazos construyéndose entre sus dos familias.

–Si se asesinaron entre sí –dijo Riley en voz baja–, vamos a enterrar los cuerpos y fingir ignorancia.

Mercy se rio y se elevó para arrastrar a su compañero hasta su boca para un beso posesivo. 

–A veces, piensas como un gato –dijo llena de aprobación. Él apretó su trasero, su lenta sonrisa haciendo que su corazón se derritiera de nuevo. 

–Ven conmigo, gatita, vamos a ver los daños.

Caminando de la mano hacia el claro que estaba bajando su casa, lo primero que vieron fue la nieve removida en el frente.

–Nada de sangre –dijo Mercy, tomando una aspiración del aire–. Cerveza y champaña y pastel, pero sin atisbo de sangre. 

Los dos siguieron caminando, hacia las escaleras... para encontrar a un gran lobo marrón profundamente dormido en la parte izquierda del porche, su cuerpo curveado de forma protectora alrededor de los dos elegantes leopardos idénticos que se habían quedado dormidos en sus patas.

Levantando un dedo a sus labios, Mercy anduvo de puntillas alrededor de la terraza para encontrar más cambiantes en forma animal. Un par de lobos allí, un par de leopardos aquí, otro lobo junto a un leopardo. Mercy reconoció ese leopardo como su hermano más joven, Grey, una oleada de afecto la hizo agacharse para acariciar su cabeza durmiente antes de elevarse de nuevo sobre sus pies.

–Están durmiendo por todo el porche –le dijo Riley cuando se encontraron de nuevo en la puerta principal–. No hay lesiones que pueda ver.–No diviso ninguna tampoco. –Mercy entró en la casa. Sienna estaba dentro, su pelo rojo rubí fluyendo sobre el brazo de un sillón en el que se había acurrucado para dormir, una manta gruesa tirada sobre ella.

–No puedo creer que Hawke no viniese a buscarla –murmuró Mercy al oído de Riley.

–Oh, te garantizo que lo hizo –murmuró Riley–. Probablemente bajó y consiguió su beso de medianoche sin que nadie lo viera. 

Mercy podía creer eso. El alfa SnowDancer nunca habría permitido que el nuevo año llegara sin tener a su compañera en sus brazos, pero como el propio alfa de Mercy, Lucas, Hawke era un alfa que entendía la importancia de esta noche y de Sienna construyendo fuertes lazos con su grupo de pares. Luc y Hawke también sabían que el grupo tenía que comprender las cosas por sí mismos sin la interferencia de los altos miembros de la manada. Sienna no era la única que estaba en forma no animal. Amos estaba tirado en un sofá, Jason en el otro con Nikki acurrucada contra él. Sin embargo, nadie se había aventurado más allá de la sala de estar, y aparte de un poco de ropas desechadas donde sin duda algunos asistentes achispados de la fiesta habían cambiado su forma, junto con unos pocos vasos y platos abandonados, la casa estaba en una pieza.

Había incluso un plato cubierto en la mesa del comedor con dos grandes rebanadas de pastel en él. La nota a su lado decía: Gracias por prestarnos su casa. ¿Podemos usarla de nuevo el año que viene?

Riendo suavemente, Mercy lamió un poco de glaseado con un dedo, alimentando con otro dedo colmado a su compañero.

–Son buenos chicos –dijo Riley después, el orgullo en su tono–. Borrachos y probablemente tendrán una resaca del infierno cuando se despierten, pero buenos.

Mercy sintió el mismo flujo de orgullo por sus venas. 

–Sí, lo son. –La alegría burbujeó en ella ante la idea que sus bebés con Riley nacerían en esta extensa y amorosa, peligrosa, salvaje, y perfecta familia. Mirando hacia el lobo SnowDancer que era suyo, lo atrajo hacia abajo para un beso, su áspera incipiente barba contra su piel. 

–Feliz Año Nuevo, lobito.

Sus brazos la rodearon, fuerte y cálido, y del hombre que adoraba más allá de la vida. 

–Idem[1], gatita.[2]

Referencias Editar

  1. Se utiliza para referirse a algo que se ha mencionado anteriormente o más arriba, ya sea de forma oral o escrita, para así evitar la vagancia de alguna declaración a la que con esa expresión se hace referencia.
  2. Traducción: Club de Fans de Nalini Singh Latinoamerica-Libros

Enlaces de Interés Editar

Historias
Libros La Noche del Cazador · La Noche del Jaguar · Caricias de Hielo · La Luna del Leopardo · Presa del Placer · Marcada a Fuego · Ardiente Recuerdo · Cautivos de la Oscuridad · Juegos de Pasión · La Llamada del Deseo · Tangle of  Need · Heart of Obsidian · Shield of Winter · Shards of Hope · Allegiance of Honor · Silver Silence
Novelas Beat of Temptation · Whisper of Sin · Stroke of Enticement · Declaration of Courtship · Texture of Intimacy · Secrets at Midnight · Echo of Silence · Dorian · Partners in Persuasion · Flirtation of Fate
Antologías An Enchanted Season · The Magical Christmas Cat · Burning Up · Wild Invitation · Night Shift · Wild Embrace
Extras Escenas Extras · Historias Cortas · Borradores · Epílogos · Escenas Eliminadas · Línea de Tiempo · Orden de Lectura

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar