FANDOM


Esta historia corta se establece en la misma época del inicio de Heart of Obsidian, pero no contiene spoilers de ese libro.

Personajes Editar

Historia Editar

Instalada en la barra de desayuno, Mercy estaba picando una zanahoria, comiéndose la mitad en el proceso.

"No sabía que me gustaba tanto la zanahoria."

Riley sonrió desde donde se encontraba en el lado opuesto de la barra y le pasó otra.

"Así que, a nuestros cachorros les gusta la verdura."

Riéndose de la palabra que él insistía en usar para sus hijos por nacer, comenzó a cortar de nuevo, mientras que Riley cortaba en rodajas los pimientos verdes dulces que a ella le encantaban.

"Ahora tengo tripa, ¿te diste cuenta?" Le preguntó al lobo que era su compañero.

"Te reviso con mucho cuidado todos los días, gatita" ojos de color chocolate brillante, "y todavía no te ha crecido la barriga."

Mercy frunció el ceño y se puso de pie, fue a su lado de la barra. Al levantar su camiseta, se dio una palmadita en la ligera curva de su abdomen.

"¿Ves?"

Arrodillándose, Riley puso las manos sobre sus caderas y le dio un beso en su estómago.

"Su madre ve cosas, pero la quiero de todos modos."

Ella le tiró juguetonamente del pelo, acercándolo hacia ella cuando él se levantó.

"Listillo." Mordiendo su labio inferior, ella lo empujó de nuevo hacia la barra. "Quiero mi sopa."

"Gata exigente." Después de golpearla suavemente en el trasero, continuó cortando mientras ella permanecía de pie junto a él. "¿Por qué no te quitas la ropa para poder juzgar ese inexistente vientre tuyo?"

Ella le robó un tallo de apio y se lo comió.

"Primero veamos lo bien que sabe tu sopa". Se movió para envolver sus brazos alrededor de él por detrás, apoyando la barbilla en su hombro. Sólido, fuerte y hermoso, este era su Riley.

Besó un lado de su cuello.

"Te amo."

Riley se volvió y sonrió con esa sonrisa lenta que sólo era para ella.

"Yo… " se detuvo y miró hacia la puerta, la sonrisa cambiando ahora a una de afecto. "Estamos a punto de recibir visita."

Mercy no cambió su posición.

"¡Vete!" Gritó cuando unos fuertes pasos sonaron en la terraza.

"Aw, hermanita" dijo Sage, continuando su camino y cruzando la puerta. "No seas así. Compramos el postre." Levantó una caja de una pastelería gourmet de la ciudad. "Trajimos pastel de piña."

El estómago de Mercy gruñó.

"Está bien, puedes entrar." Esos demonios conocían todas sus debilidades. "Las botas, los tres."

Bastien y Sage gimieron, agachándose, pero Grey parpadeó y entró. "Ya me las quité."

"Es por eso que eres mi hermano favorito."

"¡Oye! " dijeron dos voces masculinas descontentas.

El pecho de Riley rugió mientras se reía.

"Grey, tienes que ponerte a pelar patatas. No estábamos cocinando para seis personas más."

"Ja, ja" Bastien se acercó. "Voy a hornear unas patatas. ¿Tienes tocino?." Él ya estaba abriendo la nevera. "Queso, cebollas, leche…" Reunió los ingredientes y se colocó junto a Grey "En rodajas finas, Shadow" dijo utilizando el apodo de su hermano pequeño. "Herb, ralla el queso."

Sage le enseño el dedo corazón a Bastien por usar ese odiado apodo, pero se puso a trabajar. Mirando por encima de Mercy, su hermano mediano alzó la barbilla.

"¿Por qué no cocinas tú?"

"Porque yo puedo cambiarlo por favores sexuales."

"La –la –la- la" cantó Grey. "No escuché nada. Mi hermana no tiene sexo. Nunca. Ella ni siquiera sabe lo que es."

Rodando los ojos, Mercy besó el cuello de Riley sonriendo de nuevo, luego dio vuelta a la barra para volver a sentarse, al lado de donde Sage estaba de pie.

"Entonces" le dijo a Bas "estás saliendo con alguien nuevo."

Bastien la apuntó con el cuchillo.

"No, simplemente no. No te acerques a ella."

Echando un vistazo a Sage, Mercy esperó. Él sonrió y se tomó la revancha.

"Ella es una maestra de la guardería, con un acento meloso e inteligente como el infierno."

"Hmm, suena como que tengo que conocerla."

Bastien le dio la mirada de muerte.

"Lo juro por Dios, Mercy, si la asustas, le voy a enseñar a tus cachorros cada uno de los peores trucos que conozco."

Mercy se limitó a sonreír. No tenía ninguna intención de asustar a la chica de Bastien… si la otra mujer resultaba ser de fiar. Sus hermanos podrían ser unos demonios, pero eran unos demonios maravillosos que merecían ser amados.

"Riley, cariño, pon unos chiles en la sopa. La quiero caliente."

Su compañero le lanzó una mirada con los ojos entrecerrados.

"Deja de molestar a Bas, gatita" una lenta sonrisa. "Sabes lo sensible que es con sus instrumentos de gatito de desincrustación."

Mercy, Sage y Grey abuchearon y se rieron por la referencia al truco que había usado Mercy con la última aspirante a novia de Bastien, mientras Bas apretaba los dientes y picaba las cebollas con la velocidad de un chef profesional.

"¿Por qué?" Preguntó él. "¿Por qué tengo que estar unido a una familia con estos miembros tan amorosos?"

Teniendo compasión de él, Mercy lo rodeó para abrazarlo y le besó en la mejilla sin afeitar, los pelos ásperos contra sus labios.

"Prometo ser buena."

Bastien le pasó un brazo alrededor de la cintura y soltó un bufido.

"Ella puede manejarte, así que pórtate lo mal que quieras, zanahoria."

Mercy le dio un codazo para escapar de él, tirando de su pelo rojo oscuro, sin embargo, se sentía intrigada y estimulada por el hecho de que él pensase que su chica era lo suficientemente fuerte para manejarla, lo cierto es que, cualquier persona que no pudiera manejar a Mercy, no podría manejar a Bastien. Su hermano podía no ser un teniente, pero tenía un núcleo de puro acero. Por algo lo llamaban tiburón en el mundo financiero; él era la razón por la que DarkRiver tenía una buena cartera de inversiones.

Robando un trozo de queso, se acercó para revolver el pelo de Grey.

"¿Qué pasa contigo, hermanito?"

Grey, quien a pesar de sus malvados ojos, era el más dulce de sus hermanos, sonrió y le dio un beso en la mejilla.

"Estudiando, formándome, persiguiendo a las chicas cuando es el momento; que no es a menudo. Emmett me tiene reventado."

Ella sabía que Emmett estaba presionando a Grey, y sabía el por qué. Su hermoso hermano pequeño era un fuerte dominante con tendencias agresivas que lo marcaban como el soldado perfecto. La mayoría de la gente no se daba cuenta sólo porque él era un amor, y porque su fuerza se había desarrollado más tarde en su adolescencia de lo que lo solía ocurrir en la mayoría de los chicos cambiantes. Pero ya se había quedado claro para cada uno de los seniors de la manada que Grey estaba hecho para proteger, para ser una de las piedras angulares de la manada.

No sólo eso, él tenía la personalidad y el temperamento para estar en el nivel más alto en la jerarquía de la manada.

"No te preocupes, Shadow" dijo ella. "Tú puedes controlar a Emmett."

Sus ojos se encontraron con Riley mientras ella se acercaba y dejaba que él la envolviera en sus brazos, la sopa que le había pedido que le hiciera hervía en el fuego mientras sus hermanos estaban ocupados cocinando en el horno y discutiendo sobre si debían hacer o no toda la caja de escalopes de pollo que habían encontrado en el congelador.

Inclinándose, ella susurró:

"Imagínate, yo estaba preocupada por tener múltiples cachorros, pero entonces me di cuenta de que he estado dentro de una manada de tres hooligans la mayor parte de mi vida."

Los hooligans protestaron mientras Riley sonreía y la atraía hacia sí para darle un beso. Cuando la soltó, el corazón de Mercy estaba amenazando con salírsele del pecho, sus garras pincharon en la pared caliente del pecho de Riley mientras su leopardo se frotaba contra la parte interior de su piel. Si hubieran estado solos, lo habría arrastrado a la cama y pasado una hora besando y mordisqueando su musculoso cuerpo.

Con sus ojos contándole que le estaba leyendo los pensamientos, Riley pasó un dedo por su nariz y labios. Ella lo mordisqueó, lo que hizo la sonrisa de él más profunda.

"Vaya, vaya, para empezar, eso es lo que os metió en esta situación" dijo Sage en un tono sonoro. "Descalza y embaraza en la cocina."

Apoyando la espalda contra el gran pecho de su compañero, Mercy sonrió a su hermano, contenta con el mundo. El toque de Riley hacía eso en ella.

"Así que, ¿Qué está diciendo la quiniela de apuestas?" Todo el mundo estaba intentando averiguar (1) el número de bebés que llevaba y (2) si los bebés cambiarían a leopardo o lobo.

"¿Qué quiniela?" Preguntó Bastien con total inocencia, aunque era el cabecilla y tesorero de dicho grupo de apuestas.

Conociendo la mirada, Mercy sabía que no conseguiría nada. Bas podía ser una tumba cuando quería serlo.

"Vamos a dar un paseo" le dijo a Riley en su lugar. "Que los demonios terminen de hacer la cena." Señalando a Bass, dijo "no arruines la sopa."

En cuanto Riley salió fuera con ella, sus dedos se enredaron, ella tomó una profunda bocanada de aire fresco. Renunciando a los zapatos, pasearon perezosamente hasta un lugar que daba a un prado lleno de flores silvestres, y se quedaron uno en los brazos del otro, viendo la puesta de sol.

Era un momento hermoso y romántico, pero para Mercy, el mayor romanticismo estaba en el movimiento inconsciente de Riley, que movió su cuerpo para colocarlo en ángulo y protegerla del ligero viento. Ese era su lobo, protector. Ellos habían chocado por eso, sin duda lo harían en el futuro de nuevo, pero ella sabía que algunas cosas eran instintivas. Pedirle que no cuidara de ella de esa manera sería como pedirle que cambiara la esencia de su ser.

Y ella no quería cambiar nada de Riley.

"Vas a ser un padre increíble, ¿lo sabías?"

Una mirada sorprendida, el placer en los ojos del lobo.

"Creo que deberíamos amañar la apuesta y llevárnoslo todo."

El leopardo de Mercy merodeó hacia adelante interesado.

______________________________________________________

"¿Cómo?"

Cuando él le contó su plan, ella echó la cabeza hacia atrás y rió con deleite. Y cuando él mordisqueó su oreja, haciendo que se le curvaran los dedos de los pies, ella lo arrastró a un beso tan caliente como su sangre. Los últimos rayos del sol poniente reflejaron el ámbar salvaje de los ojos de Riley mientras sus labios se separaban, la belleza en ellos inquietante. Fascinada, su leopardo subió a la superficie de su mente.

Gruñéndole juguetonamente, él le dijo: "Corre."

Retrocediendo, ella se despidió de él con la mano burlonamente… entonces echó a correr, la alegría presente en cada uno de sus pasos. Riley podría ser protector, pero no había olvidado con quién se había emparejado, no había olvidado que ella era un centinela con fuego en el corazón y la caza en su alma. Dios, amaba a su lobo de ojos ámbar.

Cuarenta y cinco minutos más tarde, los tres demonios que eran sus hermanos, comportándose de pronto como piadosos monjes, les hicieron notar con gran placer que ella tenía ramas y hojas en el pelo, mientras que Riley tenía la ropa manchada de hierba.

Referencias Editar

Enlaces de Interés Editar

Historias
Libros La Noche del Cazador · La Noche del Jaguar · Caricias de Hielo · La Luna del Leopardo · Presa del Placer · Marcada a Fuego · Ardiente Recuerdo · Cautivos de la Oscuridad · Juegos de Pasión · La Llamada del Deseo · Tangle of  Need · Heart of Obsidian · Shield of Winter · Shards of Hope · Allegiance of Honor · Silver Silence · Ocean Light
Novelas Beat of Temptation · Whisper of Sin · Stroke of Enticement · Declaration of Courtship · Texture of Intimacy · Secrets at Midnight · Echo of Silence · Dorian · Partners in Persuasion · Flirtation of Fate
Antologías An Enchanted Season · The Magical Christmas Cat · Burning Up · Wild Invitation · Night Shift · Wild Embrace
Extras Escenas Extras · Historias Cortas · Borradores · Epílogos · Escenas Eliminadas · Línea de Tiempo · Orden de Lectura

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.