FANDOM


Este artículo es sobre Srta. Leozandra, escena eliminada de Caricias de Hielo.. Así que tal vez en realidad estés buscando a la humana Srta. Leozandra.


Este escena fue escrita originalmente como una continuación de la escena que terminó en la página 166 de Caricias de Hielo con Brenna diciendo: "Srta. Leozandra" a Vaughn.

¿Por qué no está en el libro? En primer lugar, había un pequeño problema de tiempo, no todos los personajes de la escena podían estar ahí, así que tenlo en cuenta al leer esto. La línea de tiempo no se fusiona a la perfección con el libro. En su lugar, te aconsejo que leas esto como una escena completamente independiente.

Otra razón de que esta escena no terminara en el libro es que Nalini Singh no sentía que le diera al lector ninguna información nueva, pero fue tan rematadamente divertida escribirla que no pudo detenerse.

Personajes Editar

Historia Editar

La sonrisa se convirtió en un oscuro ceño. "¿Qué pasa con este lugar?"

Ella no entendió su comentario hasta que entró en el bello salón. Tamsyn, Sascha y Faith estaban alineadas haciéndose la pedicura. Vaughn había optado por esperar fuera. "Hey, yo no esperaba verlas aquí." Ella sólo había querido sentirse normal hoy, pero Sascha podría querer continuar la discusión que habían estado teniendo esa mañana.

Faith fue la primera en hablar. "Hola, Brenna." Una suave sonrisa que desmentía la tensión en sus ojos.

"Hola." Brenna quería preguntarle qué le pasaba, pero luego vio como Sascha colocaba una mano sobre la otra mujer y algo hizo clic en su mente. "Debe ser extraño para ti, estar aquí en medio de tanta gente." Ella no lo sabía todo, pero el rumor era que Faith había crecido bastante aislada.

La Psi-F respiró hondo. "Sí, pero estoy decidida a no ser una solitaria. Así que, ¿has venido a unirte a nosotras en este ritual de vinculación femenina? Yo era escéptica al principio, pero creo que me gusta tener la pintura "Crush Coral" en las uñas de los pies." Ella movió todos los dedos de un pie.

Sascha se echó a reír. "Lo siguiente es comprarle lencería.” Sus ojos le dijeron a Brenna que no se preocupase.

"Ruin y mezquino.” Brenna sonrió, en este momento, contenta de los dones empáticos de Sascha.“Torturar a tus compañeros de esa manera.”

La sonrisa de Faith se amplió. "Oh, creo que un poco de tortura es buena para mi gatito."

La puerta se abrió unos centímetros. “Lo he oído.” Un gruñido masculino.

"Deja de espiar," ordenó Tamsyn. "Queremos hablar de cosas de chicas. Prometemos gritar si te necesitamos.”

El comentario de Tamsyn fue seguido por una negociación donde Vaughn finalmente accedió a esperar al otro lado de la calle, donde todavía podía ver, pero no oír su conversación. "Me pregunto ¿Quién más está ahí fuera siendo nuestras sombras?" Murmuró Sascha.

"Oh, vamos a ver", Tamsyn se recostó en su sillón reclinable, "nosotras dos estamos emparejadas con centinelas y luego tú estás emparejada con Lucas. ¿Quieres jugar a ‘quien es más protector´?”

"Yo gano." Brenna levantó la mano. "Dos hermanos, el alfa de la manada, los gatos y mi propio hombre.”

Las tres la miraron y asintieron con unanimidad. “Tú ganas.”

La Srta. Leozandra salió de la habitación de atrás en ese instante, vestida en un caftán púrpura con dibujos de hojas de oro brillante.

"¡Brenna, querida!" Ella besó el aire en ambas mejillas de Brenna, sus formas tan extravagantes como su pelo, un rosa profundo, mechones cortos se disparaban hacia arriba y las puntas teñidas de un azul hielo. “¿Quién le hizo eso a tu pelo, querida?” Una mirada de desaprobación. "Es…" Ella agitó las manos consternada.

Brenna captó la mirada preocupada de las demás, pero ellas no tenían de que preocuparse. La Srta. Leozandra la trataría exactamente como ella quería ser tratada. “¿No es horrible?” Ella sonrió. “¿Se puede arreglar?”

La mujer dio un golpecito en su mejilla con un dedo cuya uña estaba moteada de dorado. “Bueno, supongo que podemos hacer un corte más bonito.”

"No." Brenna había tomado la decisión de ayer. "Extensiones. De gama alta.” Podía permitírselo y esto era una cosa que podía arreglar.

"Oooh." La Srta. Leozandra aplaudió. "Vamos."

Así fue que Brenna se puso a trabajar con la señorita Leozandra en lugar de con alguno de sus asistentes, acompañada por las opiniones de Tamsyn y las palabras tranquilas de Sascha.

"Estoy usando hebras de gen sintéticas.” La peluquera puso varias en la palma de la mano de Brenna mientras se sentaba en la silla de diseño.

"Son blancas... no, transparente." Apenas podía verlas y su visión era muy buena.

“Pero al segundo en que estén unidas a tu cabello, empezaran a tomar su color y textura, inteligentemente.”

Brenna estaba impresionada. "¿Se pegan con cola?”

La Srta. Leozandra olfateó. "Eso era hace décadas. Ahora utilizamos un dispositivo de unión láser que, literalmente, cose las moléculas de las hebras juntas. Cuando termine, nadie, ni siquiera tú, podrás decir dónde termina tu pelo y donde comienzan las extensiones.”

"¿Cuánto tiempo durarán?"

"Hasta que sean cortadas." La Srta. Leozandra comenzó a alisar el pelo de Brenna con una especie de gel."Ayuda a la unión. Voy a dejarla hasta los hombros. Las fibras de gen sintéticas son ligeras, pero no tiene sentido sobrecargarlo. Siempre podemos añadir más adelante si lo deseas.”

Brenna estaba sonriendo con tanta fuerza que le dolía la cara. “Hagámoslo.”

El proceso fue lento. Muy lento. Las mujeres de DarkRiver la dejaron a medias para hacer sus compras, volviendo una hora más tarde para ver cómo estaba y almorzar, una comida suministrada por el chef personal de señorita Leozandra. Justo una hora después la señorita Leozandra quitó la bata y giró la silla para que se mirara en el espejo. "¡Ta-dah!"

Los ojos de Brenna se agrandaron. "¡Tengo flequillo!" Encantada, se pasó los dedos por la longitud de su pelo. Suave, perfecto, la Srta. Leozandra no había exagerado. Brenna no podía sentir nada que indicara donde estaba la unión. “¡Este producto es asombroso!”

"Y corre por cuenta de la casa." La estilista le apretó los hombros.

Brenna sintió que su alegría se desinflaba, ¿La otra mujer lo sabía? “Eso no es…”

La Srta. Leozandra hizo un gesto con la mano. "La Señorita Leozandra nunca olvida un favor. Ese equipo que me dijiste la última vez funciona tan bien que no tengo que reemplazarlo cada año. Y la mejora realizada en el servicio de respuesta automática recibe cada vez más elogios en toda la ciudad. Así que tómalo y no digas nada.”

Brenna sonrió, la alegría regresando. "En ese caso, acepto."

"Bien. Porque tengo la sensación de que voy a necesitar ese cerebro inteligente tuyo de nuevo pronto, estamos pensando en instalar un robot de seguridad que dure horas.” Sonrió a Sascha. "Tu gente es buena en mantener la seguridad, pero a mí me gusta cuidar de mi propio negocio.”

La robótica no era el campo de Brenna, pero podía hacer el mantenimiento básico, y si era necesario, poner en contacto a la estilista con un amigo de la universidad que era un genio en la zona. Mirándose en el espejo, se encontró con los ojos de las otras tres mujeres. "¿Y?"

"Espléndido". Tamsyn sonrió. "No es justo".

"Me alegro de que mi trabajo sea apreciado." Una radiante señorita Leozandra le dio a su cabello un aspecto final, luego se fue a supervisar a uno de sus ayudantes.

Brenna estaba a punto de responder cuando algo le mordió el tobillo.

Aullando, levantó sus piernas. Dos pequeños cachorros de leopardo se escabulleron debajo de ella y corrieron para esconderse detrás de Tamsyn.

"¿Cómo hicieron…?"

Riéndose tan fuerte que no podía hablar, Tamsyn se agachó y agarró sus gemelos. "Lo s-s-siento." Ella miró a Sascha.

La Psi sonrió. "Clay los estaba vigilando mientras estábamos de compras. Pasaron un día entero con centinelas y soldados. Me temo que has sido el blanco de una de sus cacerías. En realidad creo que tú acabas de ser comida.”

Brenna se rió, su ritmo cardíaco más lento. Estaba acostumbrada a que los cachorros probaran sus habilidades de acecho con los adultos, pero no estaba preparada.

“Son muy buenos.” La adorable pareja la miró desde los brazos de su madre, sus hermosos ojos de color verde-dorado no se encontraba en los lobos.

Sascha tomó a uno de los cachorros cuando se movió y saltó hacia ella.

"Julian piensa que luces muy guapa, aunque seas un lobo. Tu pelo no es tan oscuro como su abrigo, pero de todos modos le gusta.”

"Gracias, Julian", dijo solemnemente.

"Y, yo también creo que te ves hermosa.” La sonrisa de Sascha era gentil.

Faith había permanecido en silencio hasta ese momento, vigilante. "Ahora se ve la mujer que siempre has sido."

"Yo sólo necesitaba la validación física, ¿sabes?"

"Lo sé." Los ojos cielo nocturno de Faith brillaron negros por un segundo. "Tal vez es hora de que vuelvas. Todas deberíamos volver".

Cuando un clarividente hablaba en ese tono misterioso, todos escuchaban.


Referencias Editar

Enlaces de interés Editar

Historias
Libros La Noche del Cazador · La Noche del Jaguar · Caricias de Hielo · La Luna del Leopardo · Presa del Placer · Marcada a Fuego · Ardiente Recuerdo · Cautivos de la Oscuridad · Juegos de Pasión · La Llamada del Deseo · Tangle of  Need · Heart of Obsidian · Shield of Winter · Shards of Hope · Allegiance of Honor · Silver Silence
Novelas Beat of Temptation · Whisper of Sin · Stroke of Enticement · Declaration of Courtship · Texture of Intimacy · Secrets at Midnight · Echo of Silence · Dorian · Partners in Persuasion · Flirtation of Fate
Antologías An Enchanted Season · The Magical Christmas Cat · Burning Up · Wild Invitation · Night Shift · Wild Embrace
Extras Escenas Extras · Historias Cortas · Borradores · Epílogos · Escenas Eliminadas · Línea de Tiempo · Orden de Lectura

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar